Diversas fuentes consultadas por RadioCadena cercanas a Íñigo Sánchez Asiaín confirman que «no nos encontramos en el escenario de tranquilidad necesario para emprender y generar negocios de éxito». Las mismas fuentes añaden que «la situación es compleja y preocupante».

La polémica no abandona a Íñigo Sánchez Asiaín. Según informa ElDistrito.es parece que estaría en marcha una operación para salvar «al soldado BlueSea Hotels» retomando la venta de la cartera, con 24 hoteles en España y uno en Marruecos. Según fuentes cercanas al empresario «la intranquilidad por los diversos asuntos judiciales que afectan a Asiaín podrían estar afectando a su imagen empresarial incluso a nivel internacional».

Diversas fuentes consultadas por RadioCadena cercanas a Íñigo Sánchez Asiaín confirman que «no nos encontramos en el escenario de tranquilidad necesario para emprender y generar negocios de éxito». Las mismas fuentes añaden que «la situación es compleja y preocupante».

Según ElDistrito.es, Íñigo Sánchez-Asiaín no para de verse envuelto en diversas polémicas. No ha pasado ni una semana desde que saliera a la luz que Grifols tendrá que cesarlo como consejero independiente coordinador si quiere cumplir el Código de Buen Gobierno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cuando vuelve a la palestra el rescate que ha pedido para salvar a BlueSea Hotels.

Y es que fuentes cercanas han hecho saber que el CEO de la cadena hotelera, Sebastián Catalá, está «sumamente inquieto por esta situación que le supera», no solo por «la que se le viene encima», sino también por el escándalo financiero y mediático.

Sabedor de que se avecinan días convulsos para BlueSea Hotels,  Sánchez-Asiaín ha intentado «rescatar» de la quiebra a la empresa solicitando ayudas a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), aunque por sus múltiples pleitos legales se antoja cuanto menos complicado que pueda tener acceso a los fondos públicos.

Según se desprende de informaciones publicadas por ElDistrito.es, este mismo mes de octubre, específicamente los días 20 y 21, el fundador de Portobello Capital y sus socios Juan Luis Ramírez, Ramón Cerdeiras y Carlos Doltz de Espejo deberán sentarse en el banquillo del Juzgado Mercantil Nº 2 de Madrid por la demanda de un socio minoritario de las clínicas dentales Vivanta, las cuales también se han visto gravemente afectadas.

En concreto, se les acusa de un presunto perjuicio creado con la compra del Grupo Vera Dental con un sobreprecio estimado en 6,2 millones de euros, según informó Vozpópuli.

Así las cosas, parece que las denuncias se siguen acumulando en los juzgados contra Portobello, que de esta manera sigue los pasos de otras firmas del sector como PAI Partners, Ardian, Permira, Phi Industrial y Kartesia, las cuales también han solicitado el rescate de algunas de sus participadas.

También para Mediterránea Catering

Por si fuera poco, según ElDistrito.es, estas ayudas solicitadas a la SEPI no solo serían para BlueSea Hotels y Vivanta, sino también para Mediterránea Catering, otra de las participadas de Portobello. Con el fin de obtener estos recursos, Sánchez-Asiaín y compañía argumentan que con ellos harán frente «a las repercusiones derivadas de la crisis provocada por la pandemia del Covid-19».

Algo similar ha hecho el fondo francés PAI Partners para intentar ayudar a Áreas, especializada en servicios de hostelería en carreteras, aeropuertos y estaciones de tren, al igual que la agencia de viajes online eDreams, entre cuyos accionistas figuran Permira y Ardian, según informó el portal Crónica Global.

Sobre el Fondo de Apoyo

Creado a través del Real Decreto-ley 25/2020 del 3 de julio como parte de las medidas urgentes para reactivar la economía y el empleo, el Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas está adscrito al Ministerio de Hacienda y Función Pública, que a su vez es gestionado por un Consejo Gestor.

Su objetivo es dar apoyo público de manera temporal a aquellas compañías no financieras afectadas por la pandemia del Covid-19 que sean consideradas estratégicas para el tejido productivo nacional o regional, así como también por su sensible impacto social y económico, o su relevancia para la seguridad, la salud de las personas, las infraestructuras o las comunicaciones.

Entre otros motivos, el fondo busca reforzar la solvencia empresarial y contribuir al buen funcionamiento de los mercados, por lo que en principio ha sido dotado con 10.000 millones de euros. No obstante, el Gobierno tiene hasta finales del presente año para decidir a qué grupos propiedad del ‘private equity’ ayudará finalmente.

 

Ver la noticia original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.