Íñigo Sánchez-Asiaín mintió al negar que está imputado por un delito de estafa y falsedad documental en la compra de una de las clínicas con las que Portobello Capital montó la cadena de odontología y estética Vivanta.

En un burofax enviado a El Distrito el pasado 7 de octubre, Sánchez-Asiaín en nombre propio y en representación de Portobello Capital ha solicitado un derecho de réplica ante las diversas informaciones de las cuales este y otros medios de comunicación se han hecho eco.

«Es falso que Íñigo Sánchez-Asiaín esté imputado. No existe imputación alguna conocida contra Sánchez-Asiaín», reza el documento enviado a nuestra redacción a inicios de este mes, en el que además insistían en que «no es cierto que las denuncias se sigan acumulando en los juzgados contra Portobello».

Dicha aseveración por parte de Sánchez-Asiaín contrasta con la acción del Juzgado Mercantil Nº 2 de Madrid, el cual ha dejado este jueves vista para sentencia la demanda de un socio minoritario de las clínicas dentales Vivanta contra la gestora Portobello, por el presunto perjuicio creado con la compra de Grupo Vera Dental con un sobreprecio estimado en 6,2 millones de euros.

 

Ver la noticia original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.