En un auto al que ha tenido acceso El Distrito, el Juzgado de Instrucción Nº 49 de Madrid señala que «los hechos que resultan de las anteriores actuaciones presentan características que hacen presumir la posible existencia de un delito de estafa, cuya instrucción corresponde a este órgano judicial, según los artículos 14.2 y 15 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal»

El mundo de las finanzas se pregunta si Íñigo Sánchez-Asiaín ha ocultado al Consejo de Grifols que está imputado por estafa y falsedad documental por el Juzgado de Instrucción número 49 de Madrid, pues según estas fuentes, tiene la obligación de comunicar su situación procesal a la empresa y también a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Dichas fuentes consultadas por este medio han afirmado que «Sánchez-Asiaín tiene muchos frentes judiciales abiertos» por su participada clínicas Vivanta: «Da la sensación de que actúa con impunidad o, más bien, con una gran inconsciencia, porque en los juzgados se sabe cuando se entra, pero no cuando se sale».

En ese sentido, han indicado que «tal vez el consejero independiente de Grifols está mal asesorado y, negándose a reconocer que está imputado en varias causas abiertas, asume un grave peligro para su reputación y la de Portobello Capital, que también está siendo investigado por la Justicia al igual sus socios Ramon Cerdeiras, Juan Luis Ramírez y Carlos Dolz de Espejo».

Además, agregan que «Sánchez-Asiain ha perdido toda la credibilidad que le ha dado su apellido, entre otras cosas por mentir a los medios».

«La guerra judicial acabará tarde o temprano pasándole factura tanto a él como a Portobello y, lo que es más grave, poniendo en riesgo a sus propios inversores como BBVA, Caixa, BNP Paribas, Fond-ICO y Mutua Loreto, entre otros», han lamentado los consultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.